Posts Tagged ‘Ramón Carrillo’

Breve reseña biográfica del Dr. Ramón Carrillo

sebastian | 20 diciembre 2014 in Aportes,General | Comments (0)

Tags: , , ,

 

Este hombre nacido en Santiago del Estero, ciudad pequeña por aquel entonces, llegó por las circunstancias de la vida y de la historia a convertirse no sólo en el primer Ministro de Salud Pública que tuvo la Argentina, sino en quien el tiempo reconocería como mentor y ejecutor del Plan Sanitario mejor diseñado y ejecutado en el país.

 

Nació un 7 de marzo de 1906. Luego de cursar estudios primarios y secundarios en su ciudad natal, guiado y alentado por su vocación parte rumbo a Buenos Aires, para iniciar la Carrera de Medicina. Cursa esta carrera de manera brillante y obtiene, al recibirse en 1929, la Medalla de Oro al mejor alumno de su promoción.

 

Desde estudiante se inclina hacia la neurología y la neurocirugía, colaborando con el Dr. Manuel Balado, eminente neurocirujano de la época, con quien realiza sus primeros trabajos científicos. Ya recibido abraza definitivamente estas especialidades y obtiene una beca universitaria para perfeccionarse en Europa, donde trabaja e investiga junto a los más destacados especialistas del mundo, entre ellos Cornelius Ariens Kappers.

 

Regresa a Buenos Aires en plena “Década Infame”, donde puede vivenciar el sistemático saqueo y destrucción que sufre su patria, en un periodo caracterizado por la profunda decadencia moral de la dirigencia, donde se impone la corrupción, el negociado, la enajenación del patrimonio nacional y el empobrecimiento de una gran mayoría poblacional. Adhiere entonces al pensamiento nacional que toma auge en aquella época. Complementa su educación científica con ideas políticas y formación cultural. Se vincula con hombres como Homero Manzi, claro representante de nuestra cultura y de las nuevas ideas, y la escuela neurobiológica argentina activa en el Hospicio de la Mercedes y el Hospital de Alienadas, luego hospitales Borda y Moyano.

 

Durante esos años se dedica a la investigación y a la docencia, hasta que en 1939 se hace cargo del Servicio de Neurología y Neurocirugía del Hospital Militar Central. Este cargo le permite conocer con mayor profundidad la realidad sanitaria del país. Toma contacto con las historias clínicas de los aspirantes al servicio militar, procedentes de toda la Argentina, y puede comprobar la prevalencia de enfermedades vinculadas con la pobreza, sobre todo en los aspirantes de las provincias más postergadas. Lleva a cabo estudios estadísticos que determinan que el país sólo contaba con el 45% de las camas necesarias, además distribuidas de manera desigual, con regiones que contaban con 0,00% de camas por mil habitantes. Confirmó de esta manera sus recuerdos e imágenes de provincia, que mostraban el estado de postergación en que se encontraba gran parte del interior argentino.

 

En 1942, con sólo 36 años, gana por concurso la titularidad de la cátedra de Neurocirugía de la Facultad de Ciencias Médicas de Buenos Aires. Brillante era su carrera en el mundo científico y académico. Sin embargo, los sucesos históricos harían cambiar radicalmente el destino de su vida y de sus pasiones. Son precisamente estos hechos los que harían que la figura de Carrillo tome dimensiones trascendentes.

 

Grandes cambios se producen en el país: en 1943 es derrocado el régimen de Castillo y asume un gobierno militar. En este contexto conoce en el Hospital Militar al Coronel Juan Domingo Perón, con quien comparte largas conversaciones. Es precisamente el Coronel quien convence al Dr. Carrillo de colaborar en la planificación de la política sanitaria de ese gobierno.

 

Luego Perón llegaría a la presidencia, por vía democrática, y confirma al Dr. Carrillo al frente de la Secretaría de Salud Pública, que posteriormente se transformaría en el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social de la Nación.

 

Difícil es enumerar la prolífera obra del Dr. Carrillo frente a esta cartera. Lleva a cabo acciones que no tienen parangón hasta nuestros días. Esta revolución sanitaria, diseñada y llevada adelante por Ramón Carrillo, aumentó el número de camas existentes en el país, de 66.300 en 1946 a 132.000 en 1954, cuando se retira. Erradicó, en sólo dos años, enfermedades endémicas como el paludismo, con campañas sumamente agresivas. Hizo desaparecer prácticamente la sífilis y las enfermedades venéreas. Disminuyó el índice de mortalidad por tuberculosis de 130 por 100.000 a 36 por 100.000. Terminó con epidemias como el tifus y la brucelosis. Redujo drásticamente el índice de mortalidad infantil del 90 por mil a 56 por mil.

 

Todo esto, dando prioritaria importancia al desarrollo de la medicina preventiva, a la organización hospitalaria, a conceptos como la “centralización normativa y descentralización ejecutiva”. Esta nada tiene que ver con la descentralización que se realizó en los últimos años a nivel hospitalario en nuestro país, que solo responde a fines meramente económicos impuestos por los mercados.

 

Esta es una brevísima síntesis de los hechos más importantes que generó desde el Ministerio que dirigía. Sin embargo el legado más importante que dejó el Dr. Carrillo fueron las ideas, principios y fundamentos que acompañaron este accionar.

 

“Los problemas de la Medicina como rama del Estado, no pueden resolverse si la política sanitaria no está respaldada por una política social. Del mismo modo que no puede haber una política social sin una economía organizada en beneficio de la mayoría.”

 

“Solo sirven las conquistas científicas sobre la salud si éstas son accesibles al pueblo.”

 

Estas fueron algunas de las frases que pintan de cuerpo entero a este hombre capaz de abandonar su admirable carrera científica, reconocida a nivel internacional, para entregarse de lleno a las necesidades concretas de su Patria. Este hombre originalmente formado en el pensamiento científico individualista y biologicista renunció al prestigio y la tranquilidad que le podía brindar su carrera para dedicarse al desarrollo de la medicina social, lugar desde donde podía realizar y concretar sus ideas sobre salud.

 

Muere a los cincuenta años, pobre, enfermo y exiliado, recibiendo por correo aportes de su amigo Salomón Chichilnisky tal como San Martín lo hacía de su amigo Aguado, en Belem do Pará, ciudad del Norte del Brasil, el 20 de diciembre de 1956. Quizás pensando, como lo hizo el gran libertador Simón Bolívar, que había arado en el mar …

 

Sin embargo en el lamentable escenario de la Salud Pública actual y en momentos en que se extiende el discurso que responsabiliza al Estado de los males que padecemos, es saludable recordar su figura, su obra y -¿por qué no?- retomar sus banderas, poniendo nuevamente al estado al servicio del pueblo.

 

Quizás una de sus frases más celebres nos indique que aún su obra está inconclusa… “Frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas.”

 

Fuente: http://electroneubio.secyt.gov.ar/DrRamonCarrillo.htm

 

Sistema Nacional Integrado de Salud

sebastian | 10 mayo 2013 in Aportes,General | Comments (0)

Tags: , , , , ,

El Sistema Nacional Integrado de Salud fue la propuesta en materia sanitaria del tercer peronismo. Impulsado por el General Perón, de la mano del Dr. Domingo Liotta y marcado con una fuerte impronta de las ideas del primer Ministro de Salud de la Nación, el gran sanitarista Ramón Carrillo, intentaba darle un rol central al Estado en su normativa, financiamiento y conducción.

La propuesta realizada en el primer texto de la ley sufrió modificaciones para su aprobación y terminó implementándose plenamente sólo en cuatro provincias (Formosa, Chaco, La Rioja y San Luis). Con una fuerte oposición de la conducción sindical del momento, el SNIS logró su momento de desarrollo durante los años 1974 a 1977; y fue finalmente derogado por la última dictadura cívico militar.

En el siguiente documento, el Dr. Vicente Ierace (Director de la Región Sanitaria VI del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires) realiza un recorrido por los vaivenes políticos de la época, una descripción del contexto en que fue planteado, aprobado e implementado; y de los principales lineamientos y objetivos que perseguía.

Sin dejar de lado los diferentes contextos y momentos políticos del país, el debate y la valoración del SNIS se presenta como una oportunidad para comprender, analizar y discutir la fragmentación y descentralización del sistema de salud; intentando de esta manera arrimarnos conceptualmente a una idea superadora para mejorar la calidad de vida de los argentinos.

PARA LEER EL DOCUMENTO, CLICK AQUÍ

Arnaldo Medina
Director Ejecutivo
Hospital El Cruce Dr. Néstor Carlos Kirchner

firma_arnaldo

107 años del nacimiento de Ramón Carrillo

sebastian | 7 marzo 2012 in General | Comments (3.176)

Tags: , ,

ramon-carrillo

“Como hombres sensibles desearíamos que no fueran necesarios los hospitales, aun los mismos médicos, puesto que así se habría consumado el triunfo de la medicina, el del espíritu sobre la materia, el del bien sobre el mal (…)

Estoy decidido a que, Dios mediante, los hospitales argentinos no sean sólo casas de enfermedad, sino casas de salud, de acuerdo con la nueva orientación de la medicina, la cual tiende a evitar que el sano se enferme, o a vigilar al sano para tomarlo al comienzo de cualquier padecimiento cuando éste es fácilmente curable.”

Dr. Ramón Carrillo

Fragmentos del libro: Teoría del Hospital

Reflexiones en Eventos Hospitalarios

sebastian | in Artículos Publicados,General | Comments (2.704)

Tags: , , ,

Con motivo de la presentación de las Memorias 2010

Ramón Carrillo, padre fundador de la Salud Pública en nuestro país, quien fuera homenajeado en nuestra institución con la asignación de su nombre al salón de actos, valorizó enormemente la planificación como instrumento para la acción. Las grandes transformaciones sanitarias llevadas adelante a mediados del Siglo XX en nuestro país fueron posibles precisamente por la importancia dada a la planificación.
Convencidos de que es esa la concepción que nos debe guiar, en el Hospital El Cruce el Plan es nuestro compromiso con la sociedad y con nosotros mismos. De allí que presentar las memorias es un hecho significativo que contribuye a mantener vivo nuestro pensamiento y nuestros anhelos expresados a través de dicho Plan.
Nuestra finalidad está expresada en nuestra Misión. Es la de ser: “un Hospital público de referencia, que presta atención especializada como Hospital de alta complejidad en RED, donde el paciente es el eje de la actividad siendo la calidad, el correcto trato humano, el confort y la seguridad elementos esenciales de la asistencia que presta”. Estos tres años de camino transitado fueron reafirmando esa voluntad a través de un modelo de gestión pública diferente.
La presentación de la memoria del año 2010 se suma a la ya realizada para el año 2009 y significa un aporte a la rendición de cuentas y a la búsqueda de la transparencia en todos los actos llevados a cabo en nuestra institución. Consiste en una buena oportunidad para hacer un balance del año y permite hacer un repaso de todo lo producido, constituyendo así un momento oportuno para marcarnos nuevos objetivos y desafíos.
Asimismo, con la presente Memoria se pone a disposición de los trabajadores y la comunidad en general la información de las actividades más relevantes del hospital.
Es de destacar que el trabajo en equipo es sustancial para que la democratización de la información y el conocimiento sean una realidad. Con ese espíritu se elaboró y se formuló en el año 2009 el Plan Estratégico del hospital con la participación de sus trabajadores. Durante el 2010 se realizó la jornada de actualización de dicho Plan Estratégico y en el transcurso de este año se realizará igual tarea que también contará con la participación de los trabajadores del hospital.
El Plan Estratégico forma parte de nuestra identidad, que se reafirma con la programación de los Planes Operativo Anual (POA) en todas sus aéreas y servicios, la implementación de un Presupuesto Basado en Resultados y el diseño de un modelo de evaluación de resultados. Identidad que se revalida aún más con la difusión y discusión de esta memoria.
A todos muchas gracias por el compromiso y tengamos en cuenta que, como dijera Albert Einstein, “hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”.

Arnaldo Medina